Balance de la última rotación en paritorio

15.5.17

Pues sí, esto se acaba... Parece que fue ayer cuando pisaba la sala de partos por primera vez y ya han pasado 2 años!
Estos últimos 4 meses de rotatorio se me han pasado volando. He hecho muchísimas guardias, de día y de noche, mejores y pésimas... y en cada una de ellas he aprendido un poquito más y he disfrutado con cada cosa que hacía.

No voy a mentir diciendo que todo ha sido un camino de rosas, porque no es verdad. Ha habido semanas verdaderamente duras, donde el cansancio hacía mella y me daba igual si era martes o sábado, porque yo solo podía pensar en tener un día libre para descansar.

Además de la carga de las guardias, se sumaba el "agobio" porque el final estaba cerca y aún había un montón de formaciones que quería realizar antes de acabar. En el momento que me di cuenta de que no podía llegar a todo y rendir al 100%, hice el "click" en mi cabeza, y esto es lo que me ha permitido poder disfrutar esta recta final.

Ahora me siento preparada para enfrentarme yo sola a lo que pueda surgir en una guardia, y de hecho ya tengo muchas ganas.
Con las mujeres a las que l@s matron@s me han permitido llevar yo sola, he disfrutado muchísimo; haciendo las cosas como me han enseñado que hay que hacerlo, y como la mujer requería en ese momento.

En cuanto a los objetivos mínimos; los he cubierto de sobra. Termino la residencia habiendo asistido más de 100 partos; de los que cerca de la mitad han sido partos naturales. 

Únicamente he realizado una episiotomía en los dos años de residencia (mi % está muy por debajo de lo que indica la OMS: máximo un 15%) y no he tenido ningún desgarro importante (3er - 4º grado) y muy pocos de 2º grado.

Termino muy satisfecha la residencia, y muy agradecida a todas las personas que me he encontrado por el camino y me han enseñado todo lo que hoy en día sé sobre la profesión. ¡Mil gracias a tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...