Fin de las rotaciones en Atención Primaria

16.1.17

Primer post del 2017 así que aprovecho para desearos un muy feliz 2017!! Espero que hayáis disfrutado de unos días de descanso con vuestros seres queridos y hayáis disfrutado haciendo esas cosas que el ritmo frenético de la vida diaria del resto del año no nos permite hacer. Por mi parte no he podido disfrutar tanto de estos días como me hubiera gustado, ya que despedí el 2016 y recibí el nuevo año pasando los primeros días en cama, ayudando a mis defensas a "luchar" contra la gripe... pero la desconexión me ha venido de maravilla, y ya estoy preparada para estos meses que quedan de residencia. También quiero pediros disculpas puesto que pensaba haber retomado el blog la semana pasada, pero aún estaba en plena recuperación de la gripe y mi cabeza no estaba demasiado lúcida.

Ahora, antes de explicaros mi balance final de la rotación en primaria, quiero informaros de los cambios que va a haber en el blog a partir de ahora. Únicamente me queda una rotación en sala de partos, y pienso que no serán muchas cosas nuevas las que pueda contaros sobre esta rotación, por lo que he decidido que de aquí hasta el final de la residencia únicamente publicaré un post a la semana, y así cuando publique que sean cosas realmente interesantes.

Ahora sí, vamos al tema de hoy! Si el año pasado la rotación de primaria terminó haciéndoseme larga y tenía ganas de cambiar de rotatorio; este año no ha sido así para nada! Se me han pasado los 4 meses que apenas me he enterado, aunque supongo que también es el ritmo general de este segundo año, porque sin apenas darme cuenta hemos pasado de despedir a nuestras R mayores a estar en la cuenta atrás para acabar.

La rotación de este año, como ya sabéis, ha sido mucho más variada que la del año pasado. Lo que más me ha gustado han sido las consultas con los jóvenes. Hay mucha inconsciencia entre la juventud y cuando conseguimos crear un clima de confianza con ellos, pienso que debemos aprovecharlo y hacer una buena educación sexual. Muchas veces es tarde porque ya han tenido que pasar por un proceso de aborto o alguna ETS, y creo que habría que realizar más educación sexual desde los institutos y a una edad más temprana, puesto que está comprobado que la edad de inicio de las primeras experiencias sexuales es cada vez menor.

Otra de las cosas que más me ha gustado ha sido el taller de soporte a la lactancia materna. He podido aprender muchísimas cosas a las que se van enfrentando en su día a día de primera mano con las mamás. Además he tenido la suerte de que nuestra tutora de primaria es una apasionada de la lactancia materna, y he aprendido muchísimas cosas con ella; entre otras a valorar la presencia o no de frenillos linguales (algo tan frecuente, que causa tantos problemas en las lactancias y que muchísimas veces no se les da la importancia que merecen).

Y como no, otra de las cosas que más me ha gustado ha sido dirigir mi propio grupo de educación maternal. Estructurar las clases de la manera que a mi me parece más adecuada, transmitir la información que a mí me gustaría que me transmitiesen y que amigas mías y familiares me han contado que les fueron útiles cuando recibieron sus clases de educación maternal o aquello que echaron en falta... (Gracias a ellas por ayudarme en este proceso!!!) Ahora que estoy de nuevo en sala de partos, espero poder vivir con algunas de ellas (si no es con todas) el día de su parto y obtener también su feedback para poder seguir mejorando.

Como reflexión final; si, me siento preparada para poder tener mi propia consulta el 22 de mayo y acompañar a las mamás durante su embarazo y postparto; así como para realizar educación sexual con los jóvenes, educar sobre anticoncepción.... y todas las funciones que realizamos en primaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...