Interrupción voluntaria del embarazo

20.10.16

Una de las consultas por las que rotamos durante este segundo año de residencia es la de "Interrupción voluntaria del embarazo".

El protocolo con el que trabajamos este tema establece la atención a la demanda de interrupción voluntaria del embarazo en 3 visitas.

La primera de ellas la realizamos las matronas. En ella, lo que principalmente hacemos es valorar a la mujer y determinar las semanas de embarazo, y en base a ello, informarla del tipo de interrupción al que puede optar (farmacológica o quirúrgica). 

Si está embarazada de menos de 9 sg, la primera opción suele ser la interrupción farmacológica, ya que es más "fisiológica" y la recuperación física de la mujer es más rápida. En este caso, la segunda visita se realizaría al cabo de 72 horas (es el tiempo de reflexión estimado por ley que debe pasar entre que la mujer recibe la información y se practica el aborto) con el ginecólogo, que realiza una ecografía para comprobar que realmente son menos de 9 semanas de embarazo (en más de 9 semanas la eficacia del tratamiento disminuye), se le explica cómo debe tomar la medicación, qué sentirá y qué síntomas deben alertarla para acudir a urgencias.

Si la opción es la quirúrgica, somos nosotras las que derivamos a la mujer a la clínica concertada con el departamento de salud donde le realizarán la interrupción. En la clínica vuelven a visitar a la mujer para valorarla y explicarle cómo realizarán el procedimiento, y una vez más, a las 72 horas es cuando se le realiza el legrado o la aspiración.

En ambos casos, la tercera y última visita del proceso vuelve a ser con la matrona. En ella comprobamos que realmente se ha interrumpido el embarazo y que no hay ningún tipo de complicación, y es el momento de hablar de anticoncepción y lograr que la mujer salga de la consulta con la elección de un método anticonceptivo con el que esté convencida y que sea adecuado para ella para evitar que tenga que pasar por una situación similar en el futuro.

Además, si es necesario podemos solicitar una visita con la psicóloga que trabaja en el equipo obstétrico, tanto si no está convencida en el momento de tomar la decisión, como si tras realizarlo detectamos que la mujer puede necesitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...