El libro del residente

19.6.15

¿Y qué es el libro del residente?

Según el BOE, este es el concepto, las características y el diseño del libro del residente:

1. El libro del residente es el instrumento en el que se registran las actividades que realiza cada residente durante su período formativo.

2. Son características del libro del residente:
    a) Su carácter obligatorio.
    b) Ser el registro individual de actividades que evidencian el proceso de aprendizaje del residente, por lo que en dicho libro se incorporarán los datos cuantitativos y cualitativos que serán tenidos en cuenta en la evaluación del proceso formativo.
    c) Registrar las rotaciones realizadas, tanto las previstas en el programa formativo como las externas autorizadas, según lo previsto en el artículo 21 de este real decreto.
    d) Ser un instrumento de autoaprendizaje que favorezca la reflexión individual y conjunta con el tutor a fin de mejorar las actividades llevadas a cabo por el residente durante cada año formativo.
    e) Ser un recurso de referencia en las evaluaciones junto con otros instrumentos de valoración del progreso competencia del residente.
3. El libro es propiedad del residente, que lo cumplimentará con ayuda y supervisión de su tutor. Los datos que contenga estarán sujetos a la legislación aplicable sobre protección de datos de carácter personal y secreto profesional.
4. La comisión nacional de la correspondiente especialidad diseñará la estructura básica del libro del residente, que será aprobado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, correspondiendo a la comisión de docencia garantizar la adaptación individual de su contenido (plan individual de formación) a la guía o itinerario formativo aprobado por ella a propuesta de los tutores de cada especialidad.


Y ahora, a efectos prácticos, el libro del residente es el lugar donde tenemos que registrar todas las actividades que realizamos a lo largo de la residencia. En él tenemos que documentar cada actividad definida para la especialidad. En nuestra especialidad tenemos definidas como actividades mínimas las siguientes:

- Entrevista y confección de la historia clínica de salud reproductiva (obstétrico-ginecológica) de 100 mujeres.
- Control y asistencia de mujeres restantes que implique por lo menos 100 reconocimientos prenatales.
- Vigilar y asistir a 40 mujeres gestantes de riesgo.
- Llevar a cabo un programa de Educación Maternal en 2 grupos de mujeres.
- Asistir a 100 parturientas con los medios clínicos y técnicos adecuados.
- Asistir a un mínimo de 80 partos normales.
- Asistir a 40 parturientas que presentan factores de alto riesgo.
- Participar activamente en la atención del parto instrumental o cesárea de 20 mujeres.
- Realizar la supervisión, cuidado y reconocimiento de 100 puérperas.
- Realizar la supervisión, cuidado y reconocimiento de 100 recién nacidos sanos.
- Observación y cuidado de al menos 20 recién nacidos que necesiten cuidados especiales (nacidos pretérmino, postérmino, bajo peso o con problemas de salud).
- Realizar toma de muestras cervicales y vaginales, para citología, exámenes en fresco, cultivos y otros exámenes, en al menos 150 mujeres.
- Asesoramiento y cuidado de al menos 40 mujeres en materia de ginecología.
- Asesoramiento y cuidado de al menos 20 mujeres en materia de climaterio.
- Detección y asesoramiento de 30 mujeres que presenten infecciones de transmisión sexual.
- Asesorar en materia de anticoncepción y sexualidad a 60 mujeres incluido la contracepción de emergencia e interrupción voluntaria del embarazo.
- Atender y asesorar de manera individual a 25 jóvenes en materia de sexualidad y contracepción.
- Llevar a cabo programas de posparto.
- Participar responsabilizándose en dos intervenciones grupales de educación sexual y reproductiva dirigidas a mujeres y jóvenes en la comunidad.
- Participar activamente en, al menos, un programa sobre el climaterio.
- Realizar 25 visitas domiciliarias al recién nacido y puérpera.

Deberá quedar registrado con el número de historia clínica de la paciente, por si se da el caso de que el Ministerio quiere hacer una auditoría en el hospital para comprobar que se cumplen los mínimos exigidos para poder obtener el título de especialista, y ellos puedan acceder a las historias y comprobar que realmente hemos atendido y realizado todas las actividades que nos hemos anotado en el libro.
Además los hospitales tienen la obligación de guardar los libros de todos los residentes durante unos años por si se da el caso que os he mencionado de las auditorías.

En nuestro primer fin de semana en la ciudad, nuestras R2 nos organizaron una cena en su casa y nos dieron un regalo de bienvenida: las dos libretas que se ven en la foto. La grande para que sea nuestro libro del residente y la pequeña para llevar siempre encima y apuntar todo lo que necesitemos. Una sorpresa y una alegría que tuviesen este detalle tan bonito con nosotras. Mil gracias guapas! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...