Diciendo adiós

26.5.15

Algo que aún no he contado por aquí es cual era mi situación cuando aprobé el EIR.
Tenía trabajo y, lo que es más importante en los tiempos en los que estamos, estable.
Llevaba dos años en el mismo puesto en el hospital de mi ciudad, con una interinidad.

No tenía ni idea de cuales eran mis derechos a la hora de pedir excedencia, renunciar al contrato... Así que recurrí al sindicato. Me comentaron que ya hace años que están trabajando por que los interinos puedan pedir una comisión de servicios por formación especializada (para el personal fijo si que se contempla esa situación) pero que aún no hay nada ganado.

Otra de las situaciones que me preocupaba era la posibilidad de sanción al renunciar a mi contrato, como ya las había ocurrido a otras compañeras en la misma situación. En este caso yo tuve mejor suerte, presentando un escrito junto con una copia de la acreditación de la plaza, renuncio a mi plaza y me "bloquean" en la bolsa de trabajo hasta el momento en que yo termine la residencia y llame para comunicarles que ya me pueden dar de alta para poder ofrecerme contratos como enfermera.

Pues así comuniqué mi cese y me tocó despedirme de mis compañeras con las que tan bien he trabajado los dos últimos años de mi vida y que tanto me han enseñado. Como bien me dijo alguna, no es un adiós, es un hasta pronto; y no cabían las lagrimas en la despedida puesto que es algo que yo he elegido para cumplir un sueño. Aún así alguna lagrima se escapó con la sorpresa que me prepararon.

No se que compañeras tendré de ahora en adelante, pero ojalá sean tan extraordinarias y me enseñen y cuiden tanto como las que dejo atrás.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...