El inicio de todo

12.5.15

Desde siempre quise ser matrona.
Mi madre siempre me recuerda que empecé a estudiar enfermería para algún día llegar a ser matrona. Pero una vez finalicé mi carrera empecé a trabajar y, al conocer las diferentes posibilidades de nuestra profesión, lo dejé un poco apartado.

Si que es cierto que desde que terminé en 2006 me he presentado todos los años al temido EIR, pero nunca con la motivación necesaria para estudiar tantos meses a ese ritmo tan intenso que requiere su preparación. Y este año no fue diferente. A nivel laboral a sido más intenso que los anteriores y aún no sé como fui capaz de organizarme.

Me apunté a un curso presencial que impartía FUDEN en mi ciudad a través del SATSE en el que teníamos clases dos días a la semana, 4 horas cada día. Según recibí el temario supe que no era el que iba a seguir para estudiar puesto que ví que en muchas cosas no estaba actualizado y decidí utilizar los de la academia IFSES que había conseguido por internet. Las primeras clases fueron un desastre, los profesores (a mi juicio) no tenían los conocimientos y la capacidad para prepararnos para una oposición de estas características. He de decir que no todos los profesores fueron "malos"; algunos fueron muy buenos: Obstétrico-Ginecológica, Pediátrica, Psicosocial, Cardio, Administración. Aún así la sensación al acabar el curso fue de haber perdido más tiempo de lo que aproveché.

Entre semana trabajaba todas las mañanas y por las tardes o tenía el curso de FUDEN o tenía clases en la Escuela de Idiomas, con lo cuál no tenía tiempo de estudiar. Eso sí, el fin de semana lo aprovechaba al máximo para estudiar.

A este ritmo cuando llegó diciembre estaba agotada física y sobre todo mentalmente, y decidí que no iba a tocar ni un libro más hasta el examen y sólo hacía test algún día que me encontraba más animada.

Llegó la semana del examen y con toda mi negatividad me planteé incluso no presentarme y evitar así "perder" una tarde de sábado que podía emplear en "cualquier cosa mejor". Al final me presenté y fui tan tranquila pensando que este no era mi año ni de lejos. Hice el examen en dos horas y lo entregué sin repasar. Mi sorpresa llegó al día siguiente cuando introduje mis respuestas en la plataforma de CTO y vi que podía tener opción a plaza.

Y así fueron pasando los meses. No tenía claro que mi puesto fuese suficiente para coger plaza de matrona, pero aún así algo dentro de mí sabía que si que lo conseguiría.


4 comentarios:

  1. Hola Silvia,te sigo muy de cerca y he querido comentarte esta publicación porque estamos a menos de un mes de examinarme...Llevo un año preparandome el eir y trabajando a la vez y estoy taaaaan saturada,taaan cansada y tan de bajón moralmente porque los simus no me salen como deberia que pienso que esto no lo voy a conseguir en la vida.La verdad es que he flipado con tu experiencia y ojala coja plaza como tú.Eres una campeona,tiene mucho merito que estés lejos de tu familia luchando por tu sueño y ojala algun dia llegue hasta donde estas tu,si fuera este año seria super feliz.No dejes de escribir por fi.Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abi. Muchas gracias por tu comentario.
      Como puedes ver el año pasado a estas alturas yo estaba igual que tú. La verdad que trabajar y prepararlo a la vez es muy duro y falta energía.
      Solo puedo decirte que mantengas el ánimo, y que si un día no te apetece estudiar pues no estudies, lee un libro, sal a tomar algo, ve al cine, lo que te apetezca. La mayor parte del esfuerzo ya lo has hecho, ahora solo queda el último empujón y a veces un día de desconexión viene muy bien.
      Ojalá tengas suerte y seas una de las nuevas R1. Ya me contarás que tal te va. Un besazo!

      Eliminar
    2. Gracias Silvia!😘😘😘😘

      Eliminar
    3. Gracias Silvia!😘😘😘😘

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...